Servicio técnico

Sinopsis de tecnologías

Moldeo por extrusión y soplado (Extrusion Blow Moulding/EBM)


En el proceso de moldeo por extrusión y soplado, una preforma de forma tubular se moldea presionando los contornos interiores de una herramienta (extrusión). La característica típica de los envases fabricados con esta tecnología es la soldadura en el fondo de la botella. Las ventajas de este procedimiento son las múltiples posibilidades para diseñar el envase (forma redonda, poliédrica, ovalada, con asa) y la flexibilidad en la capacidad de producción. El uso de EBM está especialmente indicado para botellas y envases para cosméticos, productos de limpieza doméstica, bebidas y alimentos, así como aceites y lubricantes.

Moldeo con soplado y estiramiento por inyección, proceso en dos fases (Injection Stretch Blow Moulding/ISBM)


Para la producción de botellas de PET, ALPLA apuesta principalmente por el proceso en dos fases. En primer lugar, se fabrican preformas mediante un proceso de moldeo por inyección (Injection Moulding Preform). En el segundo paso, el llamado moldeo por soplado y estiramiento (Stretch Blow Moulding), las preformas se calientan en la máquina y se extienden a continuación con ayuda de la herramienta hasta lograr la forma del producto. Un rasgo típico de estas botellas es el punto de soplado, claramente reconocible en el fondo de ellas. Las ventajas de esta tecnología son ciclos rápidos y la producción en grandes cantidades.

Las botellas de PET son adecuadas para bebidas con gas, pero ALPLA también se ha especializado en aplicaciones de esta tecnología para productos de limpieza doméstica e higiene personal.

En sedes escogidas, ALPLA apuesta por el procedimiento de una fase para PET. Este proceso combina la producción de las preformas y el soplado con estiramiento de la botella en un solo paso.

Moldeo por inyección (Injection Moulding/IM)


El moldeo por inyección es uno de los procedimientos más importantes para la fabricación de piezas moldeadas de plástico. En él, la masa de plástico se inyecta a presión en un molde y se deja enfriar. Es posible elegir los moldes y las superficies casi con total libertad. Con esta tecnología, ALPLA produce principalmente componentes sueltos y tapones. Los materiales plásticos empleados son PS, PP y PE.

Moldeo por inyección y soplado (Injection Blow Moulding/IBM)


Para la fabricación de recipientes más pequeños con altos requisitos de calidad, ALPLA también emplea en sedes escogidas el procedimiento de moldeo por inyección y soplado de una fase. Debido a la exactitud de las dimensiones requeridas, a las mínimas fluctuaciones de peso y a la excelente calidad de sus superficies, este procedimiento es especialmente apropiado para fabricar cacerolas y desodorantes de bola. Los plásticos que se suelen trabajar más con esta tecnología son el PE, el PP y el PET.