Economía y tecnología

Un amplio abanico de oportunidades y retos

De entre todas las regiones, Sudamérica tiene para ALPLA una importancia histórica especial. Venezuela fue el primer país fuera de Europa en el que el fundador de la empresa, Alwin Lehner, inauguró una sede hace ya 50 años.


Hablamos sobre ALPLA con el director regional de Sudamérica, Christoph Schneider.

¿Qué factores y condiciones caracterizan la región de Sudamérica?
Sudamérica es una región enorme de 13 países con cerca de 400 millones de habitantes. Actualmente, ALPLA lleva ocho plantas de producción y diez fábricas internas en cuatro países: Brasil, Argentina, Colombia y Venezuela. En todos los países mencionados, ALPLA es líder del mercado; mantenemos con éxito esta posición y, naturalmente, queremos mejorarla.

El mayor reto es, sin duda, la coyuntura económica cambiante. Las fases de crecimiento y las crisis económicas se suceden rápidamente. Esto requiere flexibilidad por nuestra parte y la de nuestra plantilla. Necesitamos una buena capacidad de adaptación a la situación del mercado correspondiente para poder satisfacer los deseos de nuestros clientes.

En los últimos meses, la demanda de una economía circular eficiente ha ido aumentando cada vez más, ¿qué efecto tiene en Sudamérica esta tendencia?
El uso de material reciclado es cada vez más importante. Nosotros trabajamos con PET reciclado en nuestras fábricas desde hace muchos años, pero las cantidades no son comparables con las de Europa. No obstante, la demanda crece continuamente. En Brasil, por ejemplo, hemos lanzado al mercado a principios de 2018 un bote de champú de HDPE con un porcentaje de material reciclado del 35 %, un resultado de la estrecha colaboración con nuestro cliente Unilever, una empresa de reciclaje y nuestro centro técnico de Louveira. Hubo que realizar muchas pruebas y adaptaciones; hemos necesitado un año para llevarlo a cabo. Lo bueno es que ya hemos empezado a desarrollar otros productos similares. Ahí se confirma que nuestros clientes de Sudamérica están abiertos a soluciones de envasado sostenible. Lo importante es que haya suficiente material reciclado disponible. Ese no es el caso actualmente, pero aquí también estamos observando una tendencia al alza.

¿Qué medidas toma ALPLA para garantizar una producción sostenible y eficiente desde el punto de vista energético en la región?
Como es natural, en nuestras fábricas aplicamos los estándares internacionales de ALPLA vigentes. Las más modernas máquinas y las buenas prácticas de otras regiones nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos, tanto a mis trabajadores como a mí mismo. En concreto, en los últimos años hemos aplicado medidas para optimizar el consumo de agua y energía, con muy buenos resultados. Mediante la instalación de circuitos de agua cerrados, hemos conseguido, por ejemplo, una reducción del consumo de agua de hasta un 80 %.

¿Y qué iniciativas tiene ALPLA en el ámbito social? ¿Es también Sudamérica un reflejo del espíritu actual de la familia ALPLA?
Sí, es una buena forma de decirlo. De hecho, no solo tenemos una buena relación con nuestros empleados y empleadas, sino también con sus familiares. Organizamos, por ejemplo, Family Days. En esas jornadas, las familias visitan la empresa y ven qué es lo que fabricamos y cómo lo hacemos. Estas iniciativas son una buena ocasión para hablar de temas importantes como la salud, la seguridad en el trabajo o la protección medioambiental. En algunos países, tenemos programas especiales de fomentos para los hijos e hijas de los miembros de la plantilla. Queremos fomentar una buena formación entre los miembros más jóvenes de la sociedad y reconocer su valor. Por ello, ofrecemos a jóvenes ya desde época escolar la posibilidad de visitar nuestras fábricas y conocer ALPLA como posible empresa en la que trabajar en el futuro.

Christoph Schneider, director regional de Sudamérica, comenzó su carrera profesional en ALPLA en 1995, en la sede de Markdorf (Alemania). Un año más tarde ya era gerente en Argentina, donde vive con su familia desde entones.

FACTBOX

 

  • Países: 4 (Brasil, Argentina, Colombia y Venezuela)
  • Primera fábrica: 1968, en Venezuela
  • Fábricas: 18 (8 plantas base, 10 fábricas internas)
  • Empleados: 1967


Clientes: Unilever, Coca-Cola, Procter & Gamble, Cargill, Bunge, L’Oréal, SC Johnson, Exxon Mobil, Reckitt Benckiser y otros